Menú

MOTIVACIÓN

Es la fuerza que nos impulsa a hacer lo necesario para alcanzar una meta.

DESCÚBRELO EN ESTE VIDEO

MOTIVAR PARECE FÁCIL,

PERO CUIDADO, DESMOTIVAR LO ES AUN MÁS.

Podríamos decir que desmotivar es simplemente lo contrario a motivar, pero es mucho más complejo. Aunque la desmotivación puede verse como una consecuencia normal en las personas cuando sus anhelos se ven bloqueados o limitados, puede resultar claramente nociva si se convierte en una tendencia recurrente o estable, pues afecta la salud, limita la capacidad de vinculación y desfavorece la productividad ya que reduce la confianza en uno mismo.

NO ES SOLO UNA CUESTIÓN DE DINERO, AFORTUNADAMENTE. ESTOS SON LOS TIPOS MÁS COMUNES DE MOTIVACIÓN.

1

Motivación intrínseca

Procede del interior de las personas más que de cualquier recompensa externa, ya que está relacionada con el placer que sentimos al realizar una actividad. Por esta razón la vinculamos a una buena productividad, porque no se limita a cumplir los mínimos necesarios para obtener una recompensa.

Por ejemplo:

  • Reconocimiento
  • Responsabilidad
  • La realización personal
  • El trabajo en sí
  • El progreso
2

Motivación extrínseca

Esfuérzate durante un tiempo en hacerlo y dentro de poco te sorprenderá ver cómo lo que te costaba al principio ahora se ha convertido en un hábito, y tú en mejor persona.

Por ejemplo:

  • Política de la empresa
  • Administración
  • Relaciones interpersonales
  • (con superiores, con iguales, con subordinados)
  • Condiciones de trabajo
  • Supervisión
  • Estatus
  • El salario
  • Seguridad en el puesto

PRINCIPALES FACTORES DE MOTIVACIÓN EN LAS EMPRESAS:

Los resultados:

Resultados exitosos = Trabajador más motivado. Así de simple. Otra cosa es qué necesita esa persona para llegar a esos resultados.

La participación:

Cuando permitimos que nuestros compañeros participen en la planeación de las tareas estimulamos su desarrollo personal y profesional.

El conocimiento de objetivos:

El trabajador/a que conoce a fondo los objetivos de la organización, de su área y de su cargo está más motivado que aquel que los desconoce.

La tarea en sí:

Una tarea bien hecha (un servicio prestado con excelencia, un producto de máxima calidad, etc.) es lo que más nos motiva porque refuerza la satisfacción por hacer un gran trabajo más allá de otro tipo de recompensas.

La retribución:

El salario, aunque no basta para asegurar un buen rendimiento, es un factor de motivación que suma para que cualquier persona en la empresa se sienta valorada. Si es el único, no será suficiente a largo plazo.

Las recompensas:

Los incentivos ante el trabajo bien hecho son motivadores en la mayoría de las ocasiones, pero deben estar vinculados a otros factores como buenas prácticas, trabajo en equipo. De lo contrario pueden ser contraproducentes.

El crecimiento:

La capacitación, el desarrollo y la promoción inciden positivamente en un equipo para que su trabajo sea productivo, de hecho son las herramientas imprescindibles para alcanzar metas cada vez más altas.

La responsabilidad:

La posibilidad de planificar, establecer metas, tomar decisiones e innovar son elementos que imprimen un mayor grado de motivación dentro de las organizaciones. Debemos prestar atención a quién quiere (y puede) tener más responsabilidad en un equipo.

El reconocimiento:

El ascenso por méritos, las felicitaciones públicas y otros tipos de reconocimiento favorecen la motivación positiva de cualquier persona en una empresa, y por supuesto en la vida. Todos necesitamos que lo que hacemos bien tenga visibilidad.

Los castigos y sanciones:

Son un arma de doble filo que pueden generar comportamientos negativos. Su uso debe hacerse primordialmente para corregir comportamientos indeseados que vayan en contra de los valores y la cultura organizacional.

“Para motivar es fundamental conocer las necesidades de las personas a quienes queremos motivar, saber de verdad qué es lo que les mueve.”

“Las personas motivadas no solo llegan antes a sus metas, llegan más lejos que las demás.”

“No podemos darle a nuestra gente solo filosofía o instrucciones. Debemos ayudarla y motivarla para que alcance su potencial y, sobre todo, para que lo alcance en grupo, que es el éxito más grande.”

“Estar motivados puede convertirse en un hábito no solo muy productivo para las empresas, también muy saludable para las personas que las forman.”

EN RESUMEN

  1. Los aspectos que nos motivan no son los mismos en todas las personas.
  2. Lo que nos motiva varía con el tiempo, porque nuestro ciclo vital va cambiando nuestras necesidades.
  3. Lo que una organización alcanza es el resultado del esfuerzo conjunto de todas las personas que la forman.
  4. Nada crea un compromiso mayor que sentirse necesario.
  5. Debemos ser capaces de crear las condiciones para que el esfuerzo de una persona normal tenga resultados extraordinarios.
  6. Una de las capacidades principales de un directivo (sino la principal) es su habilidad para generar y despertar entusiasmo.
  7. La motivación no es un rasgo personal sino de la interacción del individuo y la situación.
  8. Motivar no es fácil, porque antes necesitamos conocer a quién queremos motivar para descubrir sus necesidades.
Anterior Siguiente